Resaltan la trascendencia de la producción de artistas sonorenses fuera de la entidad

La producción creativa sonorense trasciende y está vigente a través de una importante contribución de talentos con raíces en nuestra entidad, afirmó el artista visual Zacarías Páez Casanova en su conferencia “Artistas de Sonora trabajando fuera del estado”, al concluir anoche el Foro de análisis “Xunuta. Capítulos de Sonora”.

En su intervención, a las 20:00 horas en la Sala “Leo Sandoval Saucedo” del Museo Regional de Historia de nuestra institución, dijo que no cesa la contribución artística de sonorenses que trabajan y exponen obra dentro y fuera de México.

Páez Casanova citó a los pintores Roberto Parodi y Gustavo Monroy –quien, aun cuando nació en el Distrito Federal, su familia es nativa de Nogales–; a Ricardo Santos Hernández, que radica en Chicago, así como a Francisco Larios, nativo de Guaymas, radicado en Monterrey, y quien trasciende por ser un artista multidisciplinario en la pintura, el dibujo de concepto abierto, y el uso de “software” para crear entornos visuales bidimensionales y tridimensionales.

También mencionó Fernando Robles, orgullo de Etchojoa, viajero incansable por todo el mundo y autor del mural “Fin de siglo”, que se admira en la Biblioteca Central de nuestra casa de estudios, así como el escultor Hersúa (Hernández Suárez), nativo de Ciudad Obregón, gran gestor cultural de las artes visuales y con una obra que destaca por su dinamismo geométrico y sus logrados efectos estéticos, tanto ornamentales como afectivos.

Por otra parte, consideró que en este momento la propuesta artística sonorense la hacen los grupos visuales sonorenses, sin dejar de reconocer que la danza contemporánea lleva “la punta de lanza” con sólida investigación y estructura de trabajo, dando ejemplo a las demás disciplinas.

Zacarías Páez admitió que del Departamento de Bellas Artes de nuestra institución egresan extraordinarios talentos que van a dar mucho de qué hablar y a aportar a Sonora y México en los próximos años.

El coordinador de Artes Visuales del Instituto Sonorense de Cultura de 1994 a 1999, recordó que cuando regresó a Hermosillo, en 1994, de la Universidad Autónoma de Guadalajara, donde estudió Arquitectura, conoció a la comunidad artística de esta ciudad, la que, señaló, ya despuntaba y que hoy están consolidada.

“Pienso que fue a partir de ese año cuando se consolidó un grupo muy interesante en fotografía, integrándose a través de un enfoque de arte, con trabajos colectivos y que presionó desde el estudio y trabajo de investigación para construir una infraestructura a su alrededor, generando así un nuevo desarrollo cultural extraordinario.

Raúl Acevedo Savín, responsable del Departamento de Producción y Desarrollo Editorial de nuestra institución, dijo que a finales de los años sesentas, con todo y el movimiento contracultural de entonces y las nuevas propuestas visuales que se daban en esos años, Zacarías Páez hizo contacto con artistas que marcarían su más temprana influencia, como Alejandro Colunga, Ismael Vargas, Francisco Madrigal, Héctor Navarro, Luis López, Alí Vargas y Francisco Medina Robles.

Citó que a principios de los años setentas hizo su primera exposición individual en la Galería Chapultepec de Bellas Artes, además de tener el honor de convivir con el maestro David Alfaro Siqueiros y, a su vez, el museógrafo Jesús Talavera lo promocionó para que su obra quedara incluida en la colección del estado de Jalisco.

Dio a conocer que en los años noventas fue comisionado por el gobierno de Sonora para acudir a la Cumbre Ecológica de Río de Janeiro, y ahí donó una de sus obras, siendo, además, huésped de importantes artistas brasileños como Rubén Gerchman y Beto Leao. (JAR)

Fuente: Universidad de Sonora

Deja un comentario